El padre de Isabel Besson es dueño de un circo ecuestre francés en el que ella creció, recorriendo Francia y actuando con su brillante caballo, Alonzo. Entre el público, durante una presentación en Londres, está Leo Sommers, conde de Camden, que se queda atónito al ver en Isabel la réplica de su famosa bisabuela cuyo retrato cuelga en su salón.

Esto no es una coincidencia, ya que pronto sale a la luz que Isabel había sido secuestrada cuando era una bebé, y adoptada por “Papa” y su esposa cuando una mujer inglesa intentó venderles la bebé.

Isabel no está interesada en conocer a su familia biológica, pero cuando se entera de que su padre biológico, el conde de Mansfield, le ha dejado una gran cantidad de dinero, Isabel ve un medio para que su papá se retire de la vida circense; y durante un verano ella se dirige a Camden Hall para demostrar su derecho a la herencia.

Camden Hall es una de las grandes casas de Inglaterra y todo en ella se siente ajeno a Isabel. Echa de menos a su papá, el circo, Francia… todo de la vida que conoce. No le gusta su nueva familia: Lady Augusta, la tía anciana de Leo que siempre la corrige; el primo de Leo, Roger, que la llama “chica de circo” y la desnuda con los ojos; su propio hermano Henry, conde de Mansfield, que no quiere entregarle el dinero de su padre.

Hay una persona en Camden Hall a quien Isabel llega a amar… el conde de Camden, y él siente lo mismo por ella.

More by Joan Wolf